Poderes psíquicos – ¿innatos o adquiridos?


Existe una extendida polémica acerca de este tema: ¿son los poderes psíquicos innatos o los vamos desarrollando? Mientras muchas personas afirman haber nacido con ellos y aseguran haber estado utilizándolos desde su infancia, muchas otras dicen haberlos desarrollado a lo largo de su vida. Entre estas dos versiones tan dispares, ¿cuál será la que contenga la verdad? Tal vez los poderes psíquicos tengan varias vías de entrada a nuestra mente. ¿Estás preparado para recibirlos?

Los poderes psíquicos heredados

  • Padres videntes: muchas personas que son hijos o hijas de uno o ambos padres videntes, o que son poseedores de poderes psíquicos que logran manifestarse de forma expresa, aseguran que ellos también han nacido con esos dones y que desde mucho antes de saber para qué servían ya los podían utilizar. ¿Es esto posible?

 

  • La herencia que se pone de manifiesto: la respuesta es definitivamente “sí”. Así como la genética obra maravillas para que heredemos esos hermosos ojos verdes de la abuela y el carácter inquebrantable de papá, también nos da acceso a cuestiones más sutiles, tales como pueden ser los poderes de la mente.

 

  • Poderes que se perpetúan: es así que de una madre tarotista, pueden generarse unas cuántas generaciones que se dediquen a la misma profesión. Pero, ¿es exclusivamente una cuestión de genética el poder contar con poderes psíquicos?

El ser humano y los poderes psíquicos: una fusión ancestral

Lo cierto es que los poderes psíquicos se transmiten de generación en generación siempre y cuando nuestra mente, y nuestro entorno familiar y social, lo permitan. Esto quiere decir que estos poderes son inherentes al ser humano, que todos nosotros los tenemos y los podemos utilizar… hasta cierta etapa de nuestra vida.

Lo que suele ocurrir con este don tan preciado es que hasta que tenemos unos cuatro o cinco años, está a flor de piel y podemos disponer de él para entablar comunicaciones con seres de otros planos. No es casualidad que todos los niños tengan un amigo imaginario.

Sin embargo, a medida que vamos creciendo, se nos exige “madurar”, lo que implica dejar de hablar y comunicarnos con seres que “no existen”. Es así que esos poderes magníficos que nos podrían haber catapultado como persona, terminan dormidos debajo de los disfraces que nuestra cultura nos impone emplear para que nada “fuera de lo normal” salga a la luz.

¿Desarrollar o recuperar los poderes psíquicos?

Se habla mucho del proceso que nos lleva a desarrollar los poderes psíquicos, pero en realidad deberíamos hablar de recuperarlos. Estos poderes han acompañado al ser humano desde que comenzó a nadar por la Tierra, sólo que la civilización se los ha hecho perder, haciendo incluso que cuando alguien parecía tenerlos se lo tildaba de hechicero o bruja y terminaba en la hoguera.

Consejos para recuperar tus poderes psíquicos ancestrales

  • Un proceso que lleva tiempo y dedicación: recuperar estos poderes dependerá de cuánto tiempo puedas dedicarle a este proceso y cuan seriamente te lo tomes. Puedes empezar por asirte de la fe religiosa, cualquiera sea la creencia, ya que esto predispone tu espíritu al misticismo.

 

  • Una incursión por las mancias: tendrás que meditar todos los días, tratando de huir del ruido y de las preocupaciones mundanas, a la vez que también deberás aprender alguna disciplina relacionada, tal como Tarot, Quiromancia o cualquiera de las que impliquen ver más allá de lo que los cinco sentidos nos permiten percibir.